‘A 15 kilómetros de un sueño’, ¡listos para cruzar el Estrecho!

Pin It

Cuatro nadadores solidarios procedentes de Mairena del Aljarafe (Sevilla) se enfrentan este domingo, 17 de septiembre, si las previsiones meteorológicas se cumplen, a uno de los retos más anhelados del mundo en el ámbito de la natación de aguas abiertas, el cruce del Estrecho de Gibraltar. Su objetivo: recaudar fondos para la construcción de una escuela en la India de la mano de la Fundación Vicente Ferrer.

El desafío está impulsado por la asociación Brazadas Solidarias, vinculada a esta ONGD y cuya filosofía es promover eventos y retos deportivos con un cambio de paradigma: prestar más interés a la vertiente social y solidaria del deporte que a la competición.

A lo largo de 2017, los nadadores sevillanos, bajo el lema ‘A 15 kilómetros de un sueño’, están recaudando fondos para financiar la construcción de parte de una escuela a través de la Fundación Vicente Ferrer para los niños y niñas del pueblo de Pandikunta, en Anantapur (Andhra Pradesh), en el sur de India.

Los protagonistas de este reto son Javier Segovia, Sergio Infante, José Antonio Ruiz y Paco Ortega, exnadadores del Club Natación Mairena, que afrontan el desafío con enorme ilusión. El domingo, intentarán unir dos continentes nadando de manera ininterrumpida desde Tarifa hasta las proximidades de Punta Cires: entre 10 y 12 millas náuticas (entre 18,5 y 22 kilómetros) condicionadas por la influencia de las fuertes corrientes que imperan en el Estrecho.

El delegado de la FVF en Andalucía, Extremadura, Ceuta y Melilla, Rafael Carmona, que acompañará a los nadadores durante el reto en una de las embarcaciones auxiliares, ha elogiado la iniciativa de estos jóvenes sevillanos y, sobre todo, la alegría con la que están viviendo este proyecto solidario.

Carmona ha explicado que, entre sus múltiples proyectos, la Fundación Vicente Ferrer trabaja en la creación de escuelas complementarias en aldeas para asegurar que los niños de estas comunidades puedan seguir los estudios establecidos en el programa escolar gubernamental, de forma que se facilite su integración social. “La educación es un punto clave para el crecimiento personal de los niños y niñas de cualquier pueblo; para la conquista de su libertad y su independencia, y para garantizar sus opciones de vivir una vida digna”, subraya el representante de la ONGD.